4 oct. 2015

1001 imperfecciones

Me he dado cuenta que tengo la autoestima por los suelos, por los subsuelos vamos.
Quizá no lo parece pero crearse una baja autoestima conlleva un gran trabajo. Sobretodo en tiempo. Esfuerzo poco porque mi mente lo realiza de forma automática, eso sí, es muy cansado. A veces hay que tirar del enchufe, pero no es tan fácil. Verás, te explicaré cómo funciona.

Digamos que mi mente empieza a trajinar pensamientos enrevesados y diabólicos.
A partir de ahora a esa parte de mi le llamaré: EL ROEDOR
Aquí, el amigo parece que estudió economía, pero no es muy bueno y poco a poco entenderéis porque os lo digo.

Un día cualquiera salgo a la calle y voy al trabajo o quedo con mis amigas de la universidad o del gymnasio, del colegio o voy al super... el sitio y el momento no es importante. Qué ocurre? que el Roedor empieza a procesar todas esas cosas que ve en los demás. Y se fija con especial atención en habilidades que hacen los demás con facilidad, virtudes, fortunas, aventuras, inquietudes, dones innatos...
Bien, pues tras realizar una recopilación de todos los datos, ciertamente se suele basar en uno sólo, pero hay días de todo. Cuando hay muchos datos empieza el problema que el Roedor se estresa y se deja faena por hacer. Con todos esos datos lo que hace es una comparativa. Ahí se da cuenta que la productividad y el modo de ejecución, no es el mismo, no, no, ni a lo sumo! piensa el Ratoncito alarmado. Los pensamientos son del estilo. "Tu eso no lo haces así es más lo haces asá, pues quizá es mejor así, mira que bien eso sería ideal..."

Es como una especie de búsqueda de la perfección inhumana. Como si el Roedor quisiera construir un Frankestein con lo mejor de todo el mundo. Además, está claro, se fija en lo mejor que tiene cada uno, vamos que siempre salgo perdiendo. Y me tiene harta. Y así, me convierto en un Frankestein frustrado manejada por un Roedor.

Lo peor es cuando al Roedor le regalan datos, más todos los que tiene que procesar entonces se colapsa.

Comete muchos errores en esos momentos y hay que ayudarle a corregirlos, porque no se da cuenta de que los hace. Por lo que hay que recordarle:

- Las imperfecciones son naturales
- Tenemos inteligencias múltiples, distintas y semi-independientes, podemos destacar en una cosa y en otra no. Es más no tenemos porque destacar en algo.
- Nuestra forma de actuar cambia, según la motivación, el estado anímico, el ambiente, la situación, la o las personas con las que estemos, según el grado de confianza, el momento temporal... No somos tan predecibles.
- Eres muchas cosas, un global un todo, no te identifiques con una imperfección. Eres padre, madre, hijo, amigo, compañero, amante, marido, primo, jefe, vecino...
- Para gustos los colores. No escondas esas cosas que te parezcan imperfecciones, al revés muestralas reconócelas y convive con ellas.
- Vales igual tengas méritos o no



10 jul. 2015

Hoy una frase

"Si no te arriesgas a participar, a verte reflejado en tus interrelaciones con los otros, no podrás ni conocerte, ni saber lo que quieres, ni salir de esa indiferencia porque has anulado tu deseo para evitar riesgos y posibles fracasos" Ángeles Martín.

19 may. 2015

Los abrazos

Siento de verdad no haber podido darte el cariño y los abrazos que me pedías, porque sé que los necesitabas pero también siento que no hayas sido capaz de ver la implicación que tenía y sentía hacia ti y tus preocupaciones. Es mi forma de compensar esas caricias y abrazos. Sí, y es que expresar mis emociones me da mucho miedo, siento temor a que no sean correspondidos, temor a sentirme vulnerable, es una verguenza que me bloquea y no me permite expresarlo fisicamente. Es dificil de explicar y entiendo que también es dificil de entender y que probablemente no te sintieras querido como tu quisieras. Lo entiendo.

Estoy acostumbrada a ser así, y cambiarlo me cuesta, estoy segura que puedo ser mucho más afectuosa y lo seré porque ya te dije que no me rindo pero necesito tiempo y comprensión para desbloquear mi coraza.
Mientras tanto intento amar mi caos en tu ausencia, ese caos que durante un tiempo tu tambien amaste, pero que ahora me es más duro trabajo. Pues me paso el día pensando en lo que podríamos haber sido tu y yo sino fueramos tu y yo.

Escribir es mi única forma de poder decirte lo que siento. Y sí, hoy estoy de bajón, te echo de menos y a veces me da rabia, no entiendo el porque de tanta lagrima, que fríamente esta situación no la merece. Por que antes de estar junto a mi, de adentrarte en mi vida yo me sentía bien y feliz. Pero no, se ve que he de pasar por este duelo, que hay noches q me desgarra.

Este finde es mi cumple y no sé si te dignarás a decirme algo, que me digas algo o que no me va a hacer el mismo daño. Ya que lo que quiero sé que no lo voy a tener.

Por suerte mañana es otro día, hoy la tristeza me ha superado, ni mucho menos todos los días son así, pero los hay. También, a veces no me acuerdo que has estado en mi vida, y cuando me preguntan por como lo llevo me tengo que parar a pensar. Por suerte hay días para todo y con el tiempo cada vez habrá más de buenos.

Hoy me he pesado y son 5kg menos.


17 mar. 2015

La mermelada que nunca llegó

Sigo pensando que en cualquier momento me llamarás y me dirás que no quieres dejarlo con voz angustiada, como la última vez. Pero sé que no lo harás, porque ahora he comprendido que cuando te enamoraste de mi, te enamoraste de alguien que no era yo.

Pensaste que era perfecta, que sería una persona segura de sí misma, que suplementaría tus dificultades y que no sabía lo que era el miedo ni la ansiedad. Pero soy imperfecta, paso miedo, dudo y soy insegura. A pesar de todo eso soy valiente y no me amedrento con las cosas sigo adelante y lucho como la que más, aún con miedos y ansiedad.
Delante de tus imperfecciones, que no son pocas, las relativizaba, les daba la importancia justa y aún así quería seguir a tu lado. Ahora ya no Nito. No puedo estar con alguien que no me valora, que no se interesa por mi, ni por mis emociones y que lo único que hace es engrandecer mis debilidades y mirarse una y otra vez el ombligo.

Aunque te parezca mentira, te he querido con locura como nunca antes había querido, sí aunque no te lo creas. Y me encantará seguir recordando como me abrigabas cuando te ibas por la mañana y como me despertabas los domingos como un niño pequeño al que solo le faltaba saltar en la cama.

La mermelada? de Arándanos joder, de Arándanos!!


22 jun. 2014

Más adentro

Odias la gente que te molesta que se mete en tu camino, no te dejan que las cosas salgan como tu quieres. Por eso los odias a todos. Sientes soledad infinita por cada poro de tu piel. No te apetece ir con ellos. No los conoces. No te conocen. Además, ocupan tu lugar imaginario. Has sentido un divorcio, una separación, un duelo con todo. Esa gente antes no estaba donde están ahora.

Como si llegara un nuevo compañero de trabajo que te quita el puesto, que lo hace todo mejor que tu. Y te quedas relegado, mirando y esperando tu turno. Ese turno que nunca llega, ese nombre que nunca se pronuncia y que antes pronunciaban todos. O eso creías. Te quedaste en el olvido, en el más profundo olvido de la gente y ya nadie te recuerda ni te necesita.
Tu falta de energía hace que no te muevas de tu sitio. Mientras esperas y buscas la satisfacción desde el exterior. Esperas de los demás algo, algo que te haga sentir bien. Pero cada vez te hundes más en una depresión.

Los que antes estaban ahí ya no quieres verlos, no te apetece estar con ellos. No te apetece compartir nada con ellos. Pues crees que si te miran a los ojos verán el fracaso que ves en ti, tu inutilidad. Verán que no eres capaz de hacer nada serio en la vida, nada productivo, nada potente. Y es que sientes que todo a tu alrededor es basura y declive. No has reaccionado a tiempo, y como arenas movedizas te adentras en el fango. Adentrándote en ti mismo y alejándote de los demás, desconectándote afectivamente. Faltándo ese cariño, ternura, calor y confianza en que puedes salir de esta. Reprimiendo tus emociones en lugar de sacarlas, expresarlas y pedir ayuda por orgullo.



El renacer

Empiezo a pensar que esto es un renacer. Que ya no hay vuelta atrás...que los cambios son estables y que serán duraderos. Que ha surgido una nueva Olga, la de los 30. Como si fuera un nuevo modelo de coche, "nuevo Olga serie 30" Un coche más sabio, potente pero a la vez más especializado y concreto. Creo que cada vez soy más yo. Aunque para lo bueno y para lo malo.

El nuevo modelo implica un cambio. Un coche nuevo que manejar, un nuevo asiento al que acomodarse, nuevos mandos, terrenos diferentes con características diferentes. Lo peor de todo es que no lo elegí de forma consciente. Es a mejor o a peor el cambio, os preguntaréis. Quizá mejor ni planteárselo. Está ahí y es lo que hay. O lo coges, o te peleas contigo mismo sin llegar a ninguna parte.

Pues sí señores, hoy les presento el nuevo: "Olga serie 30"
Básicamente es un coche de clase baja, ideal para ir al trabajo. Es individual, confortable y muy, muy discreto. Dispone de un amplio maletero, lo mejor del maletero es que ya viene lleno. Dispone de cables, tuercas, piezas nuevas, tornillos oxidados, remaches, fotos, vídeos y objetos varios en desuso.
Es un coche semiautomático, por lo que, hemos incorporado dentro un ordenador para que así pueda conducir y mientras aprovecha para adelantar trabajo. Además, no incorpora GPS. Es un coche totalmente intuitivo. En esta nueva serie, estamos muy concienciados con el medio ambiente por ese motivo se ha retirado el techo plegable. Ahora es un coche completamente descapotable para que pueda sentir y vivir lo que es conducir en su máximo exponente. Y como no, es un coche diesel que consume lo justo y necesario.




La granja de Pepito

En esta noche oscura un gran manto de desidia envuelve y baña la granja, como niebla que se adentra por los huecos hasta humedecer y bañar todo con su opacidad, humedad penetrante que acaba atravesando la piel y sientes como va colonizando tu cuerpo.

Muchos frentes abiertos y la desidia los arropa y adormece.

Aquellos animalitos que con cariño los veías cada día, y les dedicabas tus pensamientos y esfuerzos, ves como van creciendo como se van transformando...